Apariencias ocultas

Desde que era pequeña mi padre me digo una vez, a veces las apariencias engañan, en una lección la cual yo comprendí, porque sabía de quién y porque me lo decía, pero me sirvo para seguir mi camino, porque hubo un tiempo en que escondía de quien amaba, y posiblemente lo siga haciendo... Así que sí las apariencias engañan, y no siempre demostré lo que sentía, pero lo sentía, he llorado muchas veces aguantando las lágrimas como una campeona cuando algo me dolía pero no podía expresarlo, motivos a parte, también he gritado en silencio, y por supuesto he sonreído como si me fuera la vida en aquella simple carcajada o una sonrisa para aquellos que disfrutaban viéndome sufrir... Pero en los ojos, la ventana del alma susurra lo que los labios callan y por mucho que quiera no todos se lo puedo ocultar... Y a pesar de ello, seguiré sonriendo al mundo aunque me duela.