Raíces de amor

#LoveIsInTheAir


El beso prohibido fue la sentencia apoderándose; sellando nuestros corazones a fuego envueltos por el amor, un mismo amor, donde la magia terminó por unir nuestros destinos...

No puedes ir al paraíso sin haber pisado el infierno; la caricia mejor sentida, el placer mayor experimentado.... Pero con el conocimiento y la certeza de que sería abolido...

A pesar del camino y cualquier riesgo no nos detuvo a escribir la mejor historia de amor...

Desde la amistad floreció el amor y de allí brotó la pasión... Y él se convirtió en mi inspiración, creando un amor inolvidable... El primer amor sentido.

Y no intentes huir de tú destino pues será una condena inapeable al ser alcanzada a corazón abierto.

Conocidos desde los primeros pasos, un hogar, amigos, colegio, y entre todo mi mundo él se encontraba, siempre tan cerca, pero a la vez tan lejos... Como la noche y el día. En su casa, o en la mía, juegos que nos unían, risas que nos envolvían, días, tardes, meses, divirtiéndonos, conociéndonos, rozándonos a cada abrazo de celebración y cruzando las miradas con la sonrisa más reluciente. Y con ello produciendo estallar mi corazón aumentando la frecuencia cardíaca de mis latidos y agrandar la emoción en mi ser... De una amistad inocente brotó un amor acendrado, nuestras miradas, caricias, hablaban lo que nosotros sentíamos pero no decíamos. Pero al ser vistos por los ojos de la intuición, los que poseen el poder de decidir que eso estaba mal, en manzana roja se convirtió todo... Pensando que tuviera la culpa pues sentía mucho más pero todo fue prohibido, consiguieron separarnos, pero no alejarnos.

Ausencias que parecen eternas y reencuentros que son den sueño.... Un océano que cruzar, mareas que nos arrastran pero también corrientes que nos separan; sin pisar juntos un puerto al que anclar-nos.

A pesar del tabú no desistí ayudar al destino y unir nuestros caminos al menos por un minuto, una mirada. Intentando reencontrarlo por las calles del pueblo y su rutina cotidiana, así poder obtener el privilegio del roce de su piel y poder alterar mis latidos por su presencia, estallar los sentidos por una sonrisa de sus labios, saciando anhelos provocado por su ausencia.

El tiempo pasa y buscar en otras aguas que nadar pero con la condena de cruzarnos.

La historia que nunca se mencionó, donde empezó antes de lo imaginado; de ese momento ya han pasado muchas lunas, ocultando las raíces del amor que brotó, el secreto mayor guardado...

Desde mis orígenes toda versión de cuento de hadas era la fantasía soñada. Creyendo que el amor es poderoso y puede contra cualquier maldición, hechizo...Venciendo cualquier temor, obstáculo, porque el amor todo lo puede.

Miles de historias y relatos guardando la magia, sueños e ilusión; pero el amor no solo era luz, a veces era la oscuridad en una bomba a punto de estallar. El amor salva y a veces mata...

Provocando guerras los amores no deseados, versiones felices, pero tan solo el cuento de hadas de una realidad, sin embargo, la verdad, era la tragedia del caos.

Y aquí me encuentro yo, justo en el punto exacto de la fantasía...

En todo cuento de hadas, se sabe quién es el malo aunque el lobo se disfrace de oveja lobo se queda, pues el final sería descubierto, pero aun desconocía quien era el lobo, ¿serán los que nos prohibieron seguir juntos o será cierto que eres el malvado de este cuento?

Sin entender lo ocurrido mis pensamientos seguían recordándole...

¿Cómo iba a pensar o creer que amar a alguien podría ser malo?

Pronto lo iba a descubrir que los cuentos de hadas tan solo eran para las princesas. Así dejé de creer en ellos, para creer en los sueños, aferrarme a ellos hasta cumplirlos... Sin poseer esa magia que haría cambiar todo animal en el príncipe que me amaría...

¿En este cuento, los temores vencerán al dragón en llamas? ¿O tan solo sería la lava que envuelve el castillo?

Intentando separar nuestros caminos no iba a ser un impedimento. La censura no crea el olvido. Un amor marcado en el corazón...

Saboreándolo en cada rincón de nuestro lugar, escondidos entre los arboles del bosque, nuestro paraíso.