La cultura

Tan solo conocí la cultura, que yo obtuve en la educación en base a mi familia, la localidad, sus tradiciones. Pero poco a poco, empecé a conocer muchas otras culturas distantes, similares, todas con su propia marca, diversas costumbres pero todas eran la luz de cada lugar que humanidad habitaba en diferentes puntos del mundo. La cultura es el sinónimo del conocimiento de nuestros antepasados, las raíces del árbol que floreció con el paso del tiempo, pero aun con la tradición de conservando la esencia de los humanos y las costumbres más cotidianas. Mente y el espíritu de todas esas personas preservan la cultura y muchas más continúan creándola sin olvidar ni cambiar las culturas existentes y sus tradiciones más importantes como aquellos acontecimientos como los compromisos, el respectar a los demás, en comidas o celebraciones. Culturas unidas con la religión del pasado en base a la esperanza y la fe que reside en el infinito mundo del creer. Un lugar sin ubicación, observando con el corazón y no quedándose solamente a lo que sus ojos ven; el poder de pensar más allá de las fronteras con tan solo una simple palabra pero llena de imaginación, sentimientos y sensación en los que la persona interactúa con sus creencias y nacen los milagros de la vida. Y su existencia va cobrando vida y cuerpo.