Dolor profundo

Un disparo para matar el dolor, Una pastilla para calmar el dolor. Fumar o beber para aliviar el dolor. Vomitar para dejar de sentir dolor, toda opción o adicción son formas para olvidar o dejar de sentir dolor y todas lastiman, pero ninguna dolerá más de lo que está doliendo en tu corazón. Intentar saciar el dolor rebuscado de lo más vacío de tu ser, calmándolo provocando autolesiones en la piel cambiando la ubicación, un acto absurdo lleno de veneno, pues tan solo es un orgasmo entre dolores que dura tan poco como el placer sentido al abrir tu piel con una cuchilla afilada, desgarrando el dolor hasta derramar la sangre gota a gota....