La lectura

Desde la primera vez que empecé a leer, era como infiltrarme en la historia de una manera invisible ante los personajes existentes, la esencia de la magia, pues podía observar la historia en mi mente recurriendo, basado en libro cobrando vida e imágenes aquellas palabras... Miles de historias, aventuras literarias, en trozos de papel cicatrizados a tinta para poder leer, siempre los mismos patrones, comienzo, nudo y desenlace. Dolor, sufrimiento, maldad, poder, todas las emociones, sentimientos o pensamientos, que nos trasladaban a un lugar donde el final tan solo era el principio de la felicidad. Primero fui lectora, luego contadora de historias existentes, pero deseaba sentirme más identificada o de crear mi propio universo paralelo. Así que empecé a escribir, a pesar de la falta del saber, la carencia en los estudios, y las múltiples faltas de ortografía, poco a poco fui aprendiendo y con ello, ame la escritura podía desahogarme en el placer del escribir, por y para mí. Y cada vez fui avanzando por el camino que yo escogí. En redes sociales anotando frases, textos que me gustaban, hasta el día donde termine creando la página donde se reunían todos mis textos, con deseo y el sueño de la meta de hacer un libro, pero tan solo sería el primero de muchos más... De obtener la finalidad de unir las personas a mi rincón literario, así como ellos me hicieron trasladarme a su mundo interno.