Pasión por escribir

Todo empezó con aquel diario cuando era pequeña, fue los momentos que desencadenaron lo que aún desconocía que sería mi pasión. El tiempo pasó y en mi diario sentía mi libertad, las ganas de soñar y expresar lo que siento, una manera de aliviarme de mis pensamientos, emociones, la mejor manera de desfogar me pues lo que era escrito entre el diario y yo no iba a salir de ahí.

Poco a poco sentía más la necesidad de seguir escribiendo, aunque hubiera días que ni siquiera sabía que decir, o expresar, entonces la lectura y mi imaginación fue creciendo sin límites. Poco a poco fui dándome cuenta que tan solo la escritura me relajaba y me trasladaba a un mundo que tan solo vivía en mi mente....

Cuando uno siente pasión por escribir es difícil de definir con palabras, aunque parezca curioso así es. Entregarse por completo en cuerpo, mente y alma... Fluyendo entre líneas y atragantándose entre versos, traspasando muros que uno mismo construye, abriéndose en canal liberar el dolor, ansiedad, el amor, la tristeza o incluso la alegría. El resultado, es el que te ha salido de las entrañas, y a pesar de la necesidad de corrección su origen ha nacido vivo porque eres tú en estado puro.