Marea


Superficie que parece sostener el roce de mi piel, mientras doy pasos en falso, hundiéndome como si de superficie aguosa se tratase y unas arenas movediza me atrapan, arrastrándome, engulléndome por su áspera piel, hasta lo más profundo del mar de dudas, intentando naufragar, surfear incluso remar por sus corriente, en la lucha de mis propios pensamientos; formados por tsunamis que terminan por arrasar conmigo dejándome aturdida mientras me aferró a la idea de estar a tu lado, con tus recuerdos de flotador, intentando mantener la respiración en cada ola estallida. Con la finalidad de recomponerme y seguir nadando por este mar de incertidumbre. Aguardando el dolor de esta instancia de sabores de ilusiones.... La imaginación y sus sueños sin límite creadas por el deseo tan profundo que tengo hacía a ti. Soñando despierta y pensándote dormida, sin saber dónde termina la realidad y donde la ficción. Con ese sentimiento guardado a cada célula cardiaca, musculo de mi corazón que alimenta la esperanza en cada fracción.