Lo que está escondido

No sé si es por como decidí vivir que siempre he escondido una parte de mí, la parte oscura, aquella que hay secretos, recuerdos, sentimientos que sentí, siento. Son todas aquellas que escondí con el propósito de no ser relevado, no por vergüenza, a veces quizá sea por lo prohibido o por lo correcto, o porque no era lo que se esperaba de mí, y sin más lo oculte, como una semilla en la tierra esperando que no saliera nada, pero al ser tan profunda, broto, en esa oscuridad donde ni la luz era reflejada intentando florecer, hasta el día que lo solté a varias personas, dejo de ser secreto pero aún seguía siendo el mío. Mis temores, mis inseguridades y defectos, todas mis debilidades, un amor, todo guardado en lo más profundo del corazón y alma....

Los gritos aumentan en la soledad de mi habitación, donde todo lo oculto se expresa en lágrimas de impotencia. Aquellas sentidas y borradas con el rastro de lagua y una sonrisa falsa.

Aparentando, pero solo aquellos que no son capaces de ver entre líneas, miradas, aquellas personas que tienen la virtud de ver más allá de una simple conducta, son las personas de las cuales no soy capaz de aparentar y menos cuando empiezan hacer preguntas y me vuelvo muda con cara de no saber que decir y mi mirada perdida.

Sonriendo como si no ocurriese nada. Como si lagua de mi mirada fuera calma, paz, pero tan solo son tormentas eléctricas que no consigo aguantar.

Tan solo liberándome entre líneas o miradas, diciendo más que solo pronunciar unas palabras...