El conejo

Recuerdo de pequeña ver imágenes de un conejo que vivió con nosotros, según mi hermana, el conejo era sedoso y hermoso, comía rápidamente, en su corta edad siempre le cogía de la orejas y lo hacía volar, siempre volvía, los mimos y caricias de mi hermana aumentaban las ganas en aquel conejo, que salía en todas las fotos.

Una vez mi hermana me contó que aquel conejo, mientras sus ojos brillaban y su voz se pronunciaba la añoranza de aquellos momentos, que habían cosas que era incapaz recordar, pero que su recuerdo se quedó grabado pues era como su peluche, si mejor amigo. El aventurero que se escondía entre sus peluches y salía jugando con él bebe de mi hermana, pero que su corta edad le hacía que fuera bruta al tratar con él, cogiéndolo de las orejas lo hacía volar por la casa, hasta caer rendido en la superficie, sea suelo, pared, cojines, cama o sofá, el volvía a sus brazos, pues volar le encantaba, Solían pasar la horas, los días así, pero mi hermana se iba de viaje junto con mis padres, no podían hacerse cargo durante unos días aquel hermoso conejo se quedó con mi abuelo, al regresar mi hermana el conejo terminó yéndose de este mundo, pues mi hermana quiso suponer que muerte fue por la añoranza de ella en aquellos días de su ausencia.