Noche fugaz

Salí a fumar en la terraza, el insomnio venía a visitarme cada noche, pero esa noche, trago algo consigo que jamás imagine, sería alrededor de las cuatro de la madrugada, en aquel balconcito, fumando para despejar mi mente y poder dormid, por supuesto al mirar al cielo el nombre de mi abuelo era pronunciado desde lo más profundo de mi corazón, mientras le contaba cómo me sentía, desahogándome en susurros a la luna y sus estrellas, de la nada, en un pestañeo, estrellas fugaces llenaron de deseos aquel cielo oscuro, como una niña cerré los hijos soñando deseos que murmuraba a esas fugaces, esperando que la magia ocurriese... Mi deseo fue cumplido en aquella milésima de segundo en que mi mente descanso de sus corduras y razones y por un momento soñó, sonriendo a la luna como si volviese a ser aquella niña que fui...

No volví a ver tanto resplandor como el que vi en aquel balcón de hotel al voltearme y ver las estrellas en tus ojos, y sentir de tu piel... Hay momentos en que cierro los ojos y te veo ahí, nos vemos ahí, desde que partiste de la tierra, algo en mi cambió. Soñaba con volver a cruzar mirada, y arreglar nuestras diferencias... Pero no fue así. No puedo sentir dolor, pues siento que nada cambió, pero cuando te veo en aquel cofre de recuerdos o en una noche de destellos, una navidad, nace el dolor por saber que ya no estás... Que no te puedo encontrar, que esa personalidad a la que me enamoró, y me dolió, y terminé por odiar, sigue siendo el mismo amor que nació en aquel bar...Pero sigo aferrándome a la mentira, de que estás en algún lugar, pero no puedo aceptar que te fuiste sin más... Aún espero tu mensaje diciéndome que me echas de menos o una de tus canciones nocturnas que terminaban por despertar a mi hermana.. No puedo decirte que deseo que vuelvas... Porque realmente si volvieras no cambiaría nada.. Pero si te digo que allá donde estés yo te recordare echándote de menos todo lo que eras tú.... Y el amor que sentimos...