Despertar

Abrir los ojos, lagañas en ellos cansancio que recorre mi ser, sin saber porque me levanto. Tan solo una rutina me espera, pero en mi mirada se desprecia. Deseos contenidos, dolor sumergido, haciendo mi papel ante la gente y su multitud, negando mi falsa apariencia. Hubo un tiempo en que ame cada uno de estos momentos cotidianos, y ahora totalmente se invirtieron esos sentimientos. ¿Por qué?, porque no puedo querer esta rutina. Como aquella vez. Miles de anhelos convertidos en recuerdos y deseos, esperando poder ser sentidos como su piel y su aroma, al estar cerca de él.