Expirando

Problemas que terminaron enrollados con una boquilla se recorre por la lengua. Se apontoca en los labios, fuego en el extremo, inspirando, recorriendo todo circuito para volver a ser expirado, sin importar el que se fuma o su advertencia, nublando los problemas para adquirir algo de paz. Hasta que al fin los ojos cerrar. Para que cuando abrir volver a empezar. Volviendo a enrollar los problemas y tristezas con intención de deshacerme de ellos. Pero nada más lejos de una falsa ilusión que es estampada con la gracia de esta realidad. Entonces intento anhelar un poco de aire puro pero por mucho que respiro no lo obtengo.