Atrapada



Lo peor de estar atrapada es cuando te sientes atrapada sin estarlo, la libertad son unas alas tan grandes que se arrastran al andar... Abriéndose de par en par, elevarse a lo más alto y volar entre las nubes, pero cuando las alas no te hacen sentir libre es cuando la sensación es un agobio que impide respirar, donde no puedes salir ni moverte. Así me encuentro yo. Llevo mucho tiempo que quería huir de algo que me rodeaba, de gente, lugares... Aunque solo fue un pretexto de excusa para no darme cuenta de que siempre he querido huir de mi misma. Mi mente y mis sentimientos son dos voces que no entiendo, contradictorias, el caos que me destruye arrasando conmigo en mi propio interior.

Mostrándome la apariencia de un monstruo que no existe nada más en mi cabeza. El olvido no me visita y siempre estoy mirando al horizonte buscando el lugar que correspondo. Pero los recuerdos me invaden recordando lugares que fui feliz y sin saberlo hui. Mi verdad y la mentir enfrentados el bien y el mal estallando y yo en frente sufriendo las heridas que sabría que sentiría al estamparme de nuevo... Mis ansias agradecen, mi respiración se acelera y no puedo calmarme, el ruido de mi interior me atormenta...