El amor


El amor, siempre será para los valientes, el camino difícil que cruzar, en la distancia, la confianza ciega, los desayunos a solas, las ganas de que pase la rutina con él en mis pensamientos, hasta el momento de la llamada, en que escucho su voz contándome el día que tuvo; y cada pequeño detalle que agradece es esa sonrisa que alimenta el alma en su ausencia, el mensaje de "buenos días" o "buenas noches" es el amor que demuestra en sus actos, como las flores que entran en mi oficina y tiene mi nombre en una tarjeta blanca que pone " Que hoy sea mejor día que ayer, besos" y su nombre grabado. Pero todo lado malo tiene su lado bueno, y es que cuando por fin cruzábamos los kilómetros para vernos, el tiempo se para en una fracción de segundo, Mi corazón volteaba y la felicidad inunda cada corazón con el roce su voz en mi oído, con el sentir de sus labios en mi piel, y las risas en cada instante. Al echarle de menos cuando sabes que ya tienes que despedirte y el sabor amarga vestida de añoranza que se siente a esa despedida que ninguno de los dos desea mientras soñamos con futuros inesperados que unieran nuestras coordenadas...