Entre la multitud

Y aquí me encuentro yo en medio de la calle en una acera en silencio gritando en mi interior. Justo entre la multitud de la gente, que viene y va, por todos lados, entonces mientras los pasos siguen escuchándose en manada, yo me paro, ellos me esquivan, como si no estuviera, rodeándome como un rio rodea una roca. Ruido en mis oídos. Observando que todos tienen prisa en llegar a un destino que les impulsa, trabajo, social, placer, es indiferente, cuando todos se cruzan en una misma ciudad pero con la mirada fija a un destino. Y yo sin saber a dónde ir, ni para qué. Sin saber qué hacer. Entonces empiezo a andar, acelero mi paso, mientras llego al bosque, cada vez más, antes corría entre personas y ahora entre árboles. Hasta que termina el camino en una pequeña cabaña en lo alto de tres árboles, donde me dispongo a intentar subir. Ahí, cojo la libreta quitando las hojas que hay por encima, cojo el boli la abro y veo mi maravilloso paisaje desde ahí arriba, la paz vuelve en mí y empiezo a escribir, volando sin límite a cualquier lugar. Tan solo imaginando, un mundo donde la vida tenga más sentido que unas obligaciones diarias.