Despedida de un amigo de cuatro ruedas

Hoy me despido de ti amigo, a tus veintiún años, nuestro acompañante en todas y cada una de las aventuras vividas, las escapadas, las idas y venidas, por la rutina, por las canciones contadas, por recogerme al salir del colegio y verme crecer al salir del trabajo, por las canciones cantadas, por las sonrisas y las lágrimas sacadas,, por aguantar como un campeón todos los caminos y trayectos, a pesar de que se te cayeran piezas o hubiesen días que ni fuerza tenías, a pesar de tu mala dirección y tus puertas que siempre querías tener abiertas. Al día de hoy te vas, a una aventura donde nosotros no podemos acompañarte, y a pesar de que no podías más, después de estos trece años me toca despedirme de ti, y no podré echándote unas fotos subiendo a la grúa como hicimos con nuestro compañero Ford, a ti te tengo que despedir así, pues lejos de ti me encuentro, pero he venido a dejar claro, que siempre seguirás vivo en cada uno de nuestros recuerdos..... Ahora toca de nuevos, escoge tu aventura nosotros también lo haremos.