Rutina


Una vez escribí en mi diario "Ella está ahí, ¿sentada las ves? Con el paso del tiempo cambió mucho. No solo ella, si no la gente que la rodeaba. Se distanció de sus amigos y ella no entendía qué fue lo que hizo mal. Pero aprendió poco a poco, a estar sola. A no escuchar nunca, ¿Cómo estás? A no recibir mucho abrazos, a no escuchar muchos te quiero, solo fue adaptándose a no depender de nadie. Cada vez que se acuerda de viejos tiempos, se le llenan los ojos de lágrimas. Cada vez que necesita alguien en quien confiar, no encuentra a nadie. Se la pasa sentada mirando la tele o en su habitación observando el vacío. Sola, llora sin que nadie le diga que todo estará bien. Que todo tiene solución y que después de una tormenta, vuelve a salir el sol... y así aprendió que cada vez que se hunda puede nadar y también flotar, y poder salir a respirar sola... simplemente se adaptó..."

Llevo tiempo siendo solo una rutina, instituto, trabajo, novio, familia, sólo aceptando lo que veo y lo que hay... dejando poco a poco que me consuma dentro de mí mis palabras muertas en el silencio rompen en solo una sonrisa frágil para los demás... harta de tener dos mundos, en uno aparento ser feliz mientras tanto en el otro soy una chica suicida... es verdad que deje de ser yo... deje de lamentarme, de seguir siendo la misma que se deprime y solo tiene pensamientos oscuros y negativos.. Me vende los ojos y solo iba hacia delante... pasaba los días y los problemas me asfixiaba las cosas empezaban a empeorar... las mentiras aumentaban... sobre todo la peor mentira que cualquiera puede cometer... mentirse uno mismo... la impotencia de no poder hacer nada al respecto... ¡renuncie! Renuncie al chico al que amaba... quería dejar de mentirme... renuncie al tener amigos... solo habían apuñaladas en la espalda... renuncia a las mentiras... y de nuevo me encuentro en el fondo del pozo donde no puedo caer más abajo... Sin ilusión... sin ganas de nada... sin sueños a los que seguir... pero por fin he abierto los ojos... otra vez lo mismo... cambian los jugadores pero el juego no cambia... quiero poder ser la protagonista de mi propia historia... poder ser la que consigue ser feliz... sin finales... sin apuñaladas... sin volver a tropezar.. Sin mentiras... solo felicidad....y al final lo único que me queda es una lección, un papel, un boli y un sentimiento escrito...

La mente es mi peor enemigo, losé, el cerebro es órgano reflejo que actúa ante todo, millones de pensamientos, pasados y presentes, modo aleatorio dentro de mi mente gritando olvidando lo más importante. El aquí y el ahora, dejé de saborearlos en cuando la mente le daba vueltas a cosas sin sentido, cicatrices que no cierran o heridas que sangran, pero el problema viene después de la ansiedad... fue cuando deje que caiga la sangre en vez de las lágrimas... ahí, supe que no habría vuelta atrás, lo triste es llegar al punto en el que ya no recuerdas lo que era sentir felicidad... no olvides esos momentos porque entonces sí que no habrá retorno... Guardo mis recuerdos como aquel tesoro que reluce y es poderoso, sin crear de nuevos que ser la marioneta de la monotonía...