El zorro

Paseaba por el bosque junto con mi hermana, esperábamos encontrar las fuentes en mitad del bosque, no paremos de andar, creyendo que íbamos en el camino correcto, pero después de cuatro horas supimos que nos habíamos desviado, nos adentramos tanto al bosque que lleguemos a una zona con piedras enormes, donde crucemos un puente hecho de ramas de árbol, entonces nos sentamos y sacamos la comida que teníamos preparado, descansando de horas de caminata; ahí fue donde al rato empecemos a sentíamos observadas, los rasgos pelirrojos, ese tipo de pelo que paseaba rápidamente entre el maíz del pleno campo, nos hizo sospechar, pero nosotras seguimos comiendo, riendo.... Cuando terminamos decidimos avanzar hacia uno de los lados, pero tuvimos que pararnos al ver unos cachorros de zorro, con los ojos más cautivadores que pude ver. Hicimos un par de fotografías, siguiendo nuestro camino, sentimos unos movimientos en nuestra espalda constantemente. Y al momento los zorros se pusieron delante nuestro al ver que queríamos ir hacia la izquierda nos gruñían, daban incluso algo de miedo, pero luego decidimos ir por la derecha y siguieron a nuestro, a nuestro paso. Fuimos avanzando hasta llegar a la carretera, ahí nos volteamos y vimos cuatro zorros que nos seguían....