Gotas de lluvia


El Agua que choca en tu cabeza y cada gota recorre tu piel dejando ese sonido de mil gotas estallando, y al cerrar los ojos te traslada en lo más profundo de tu mente.. 

Y allí estaba yo, duchándome en esas gotas calientes mientras me hallaba en cada una de mis cicatrices, en cada uno de mi dolor, recogiendo fuerzas mientras me hundo en tierras movedizas; donde las gotas que caen por mi mejilla se acaban fusionando con las de la ducha..

Y en esa añoranza, ese dolor quemándome por dentro, lentamente, transportándome, a mi mundo interior, aquel que más anhelo, aquel que más me daña, en mente y alma, todas aquellas cicatrices que una vez me dejaron huella. Las que por mucho tiempo, muchas gotas, puedan pasar, no podré olvidar, porque estas marcadas a fuego en mi alma. Dejándome con ese vacío interior que me consume por momentos, una presión constante en el pecho, con falta de aire, un nudo enla garganta, y todo dando vueltas y ganas de sacar lo que llevo dentro, sin embargo intento contenerme; y brota esa impotencia convertida en lágrimas... Y mientras las gotas siguen cayendo, intentando descubrir cada una de ellas. Mientras el sonido del agua descendia, estrellándose en cada lugar sólido, mientras con la mirada perdida, empieza a florecer aquellos sentimientos como una herida, sin cesar, un conjunto de sentimientos y emociones, de gritar, llorar, huir, de furia, pero no puede hacer nada. Nada más que tranquilizarme en aquel tormento, transportada en mis pensamientos más profundos, oscuros...

Al salir fuera de esa ducha, se encuentra el espejo empañado; pasando la mano, y ver mi reflejo, por un momento pienso en la de veces que me he mirado en ese espejo, pero esta vez no veía a la niña que una vez fuí.

Al salir de casa, la lluvia que resbosa el pueblo, con charcos enormes. donde podía recordar miles de momentos vividos, que ahora mismo me mataba por dentro, hiriendome; por lo que una vez hubiera hecho... saltar, bailar, mojarme en toda esas gotas, retrocediendo el reloj, en un viaje en el tiempo con tan solo una lluvia; pero ya no podía sentir eso, no lo sentía, lo único que sentía era el dolor que recorrer por mi ser, una y otra vez...Queriendo, solo deseando huir de mi misma...

Dime tu eres feliz? Y no hablo de felicidad de ver algo barato, o con oferta, o descuento; sino la verdadera felicidad, ese sentimiento en un bucle de emoción, sintiendo que estás en una montaña rusa de sentimientos, de alegría.. y mientras esto, este dolor intenso,se podía reflejar en esa primera gota que empezó a recorrer por mi mejilla, para terminar estampada... Tan solo una de muchas de ellas. La primera gota caída... Donde lo único que podía calmar, esa alma, esa mente, ese dolor, era la voz de mama.. Su mirada, su sonrisa, que todo lo puede, todo lo cura... volviendo a ser esa niña que ella una vez amamantó, y ayudó en sus primeros pasos a pesar de las caídas....en esas noches de llantos y pesadillas, en sus brazos se encuentra mi paz, el descanso de mi alma....