Temor

Escusas que alimentan los dientes del miedo. Haciendo disparar la bala que yo quería retener en la recarga. El miedo se colapsa con tal congestión que termina por estallar sin poder controlar. Niebla oscura que termina por unir el cielo y la tierra. Cubriendo todo lo visible para convertirme en un laberinto que no puedo observar; el silencio se convierte en ecos, el dolor toma sentido a la partida. Aunque realmente sienta que voy a perder, pues sola me estoy sentada en el tablero. Tan solo me acompañan mis miedos que mi mente creo...